Autocuidado | Universidad Mondragón México

Tag Archives: Autocuidado

EXPRESION1

Por: Ximena Rivas

Cambiar de rutina, de aires es lo que aviva a un alma monótona. El estar en continuo cambio y experimentar todo lo que esté en nuestras manos es lo que le puede dar un sentido al respirar y caminar del día a día.

Empezar desde cero nos eriza los nervios y, al mismo tiempo, nos atrae la incertidumbre de todo lo que anhelamos pronto conocer. Nos pone ansiosos el descubrir, el saber más y el estar más cerca de alcanzar a la persona que algún día imaginamos que seríamos. Esa persona que solo existía en nuestros sueños cuando de pequeños nos preguntaban qué sería de nosotros cuando grandes fuéramos. Ese imposible, que intentamos hacer posible, aunque nos perdamos de vez en cuando en la penumbra que nos ciega.

 

 

Volver a iniciar nos llena de expectativas y de la gran incógnita: “¿Qué será de mí en unos años, meses o días?”. Y esa gran incógnita se mantiene cada que decides empezar algo nuevo, como una carrera. Muchos tenemos miedo de saber si es la decisión correcta, de saber si es realmente lo que nos saciará el alma en unos años cuando comamos, respiramos y vivamos de eso que hemos escogido. Pero nunca sabremos si realmente es eso que hará brillar nuestras pupilas cuando digamos lo que hacemos si no nos aventamos, si no intentamos volar. Al fin y al cabo, tenemos un paracaídas por si algo sale mal.

Henn–Na-Hotel

Por: Jacqueline Díaz Salinas

Hace poco leí algunos artículos acerca de un hotel llamado Henn Na, tal vez hayan escuchado este nombre antes y sabrán a qué me refiero y si no, explicaré un poco sobre él.

Alguna vez llegué a escuchar sobre robots atendiendo un hotel, pero la verdad no le di tanta importancia como ahora. En aquella ocasión ni siquiera me causó curiosidad el saber algo más allá del hecho de que había robots en un hotel, yo imaginé que eran robots cómo en cualquier otro lugar tipo Alexa o el robot aspiradora, pero gracias a una tarea en la Universidad decidí indagar un poco más acerca de este hotel.

Henn Na es un hotel con sede en Japón que implementó esta idea en 2015: todos sus “trabajadores” son robots, desde el “personal” que te recibe en el lobby para que puedas registrarte, hasta los botones y “concierges”. Esta iniciativa surgió de la necesidad de ahorrar respecto a lo que se invertía en sus trabajadores (sueldo, seguros, vacaciones, bonos, etc.), ya que se menciona que es mucho más económico invertir una sola vez en la adquisición de estos robots que estar pagando constantemente a sus empleados.

 

Realmente no encontré muy atractiva esta novedosa idea, soy consciente de que cada vez estamos más inmersos en la tecnología y que es inevitable el avance de la misma; la razón por la que no la considero tan encantadora no es solo por el hecho de que estoy estudiando Turismo y esto podría afectar de alguna forma a la industria como ya hemos visto que lo ha hecho en otros campos laborales donde los encargados prefieren obtener un robot que haga la misma tarea que la persona; (en ocasiones con menor margen de error) a un precio de una inversión y no tener que invertir constantemente en sueldos, por ejemplo. Me preocupa también porque, en mi opinión, al mismo tiempo que avanza la tecnología, disminuye nuestra cualidad más importante como ser viviente: el trato humano.

A muchas personas seguramente les encantará esta idea y estarán maravillados al presenciar alguna situación de este tipo, y no quiero decir que yo no lo haría, claro que me gustaría conocer este lugar, pero sólo como una experiencia y no con el afán de impulsar a crear más y que la fama sea tan grande que en el futuro todos los hoteles del mundo sean así.

Leí un apartado dónde mencionaban que cada determinado tiempo, cuando hacen revisión a las máquinas, se implementa un tipo de mejora para hacerlos parecer cada vez más humanos; yo creo y espero que nunca se pueda lograr reemplazar al ser humano con un robot.

De todas formas, el hotel cuenta con un reducido equipo de trabajo de personas (sólo 10 empleados) que se encuentran atentos a cualquier duda que pudiera surgir o en caso de tener que resolver algún problema que la máquina no sea capaz de solucionar. Así que, al menos por ahora, en mi opinión, los creadores de esta idea pueden ser conscientes de que el ser humano sigue siendo indispensable.

Azucar_-materia_prima-OMS_Organizacion_Mundial_de_la_Salud-Bienestar-Nutricion_453466576_140940027_1706x960

Karin Loose A.

El azúcar, el arroz blanco, la leche la harina y la sal conforman la lista de los llamados venenos blancos, pero ¿a qué se refiere este término?

Debido a que estos ingredientes son de los más populares en nuestro país ya que son la base para preparar una gran variedad de comidas, es necesario enfatizar el daño a largo plazo que pueden hacer. Si se consumen regularmente y en grandes cantidades son los principales precursores de las enfermedades más comunes en nuestro país como: obesidad, diabetes, e hipertensión.
Actualmente estos productos tienen un bajo valor nutricional, y un alto nivel calórico debido a que son alimentos procesados; esto significa que contienen ingredientes y aditivos químicos, que sirven generalmente para estabilizar los alimentos, al modificar su textura y apariencia; sin embargo, la mayoría de nosotros desconocemos los efectos adversos dañinos que ocasionan estos químicos.

Veamos un breve ejemplo:
- El Dióxido de silicio: Se encuentra en la sal de mesa que usamos diariamente en las harinas y el arroz, y se utiliza debido a sus propiedades blanqueadoras. Sin embargo, estudios acerca de sus efectos secundarios reflejan que, en países como China y Japón, donde el arroz contiene esta sustancia, tienen el índice más elevado de cáncer de estómago debido a su alta toxicidad.
- Aloxano: Derivado de los tratamientos químicos para procesar los granos de la harina, dan como resultado un cambio radical en nuestras células productoras de insulina, destruyéndola en algunos casos, lo cual incrementa exponencialmente el riesgo de padecer diabetes.
- Pasteurización de la leche: La leche de vaca al ser pasteurizada para eliminar ciertas bacterias, elimina también las enzimas esenciales que ayudan a la absorción de nutrientes como el calcio y otras vitaminas y minerales.

Teniendo estos ejemplos como evidencia de los efectos secundarios que estos venenos blancos pueden ocasionar, a pesar de que, a simple vista, se puede pensar que estos ingredientes son inofensivos, al hacer una investigación más profunda acerca de ellos podemos ver que los procesos industriales les han arrebatado el valor nutricional que tenían antes. Por ende, necesitamos buscar alternativas saludables libres de químicos dañinos, eligiendo siempre que nos sea posible las opciones más naturales de los alimentos.

También, es de importancia buscar el verdadero origen de los aditivos, para poder crear conciencia acerca de lo que ingerimos.
Alternativas saludables

Estos pequeños cambios en nuestra dieta tendrán un efecto positivo en nuestra salud y la mayoría de las veces la diferencia de sabor es mínima, ya que los alimentos saludables también son deliciosos.

 

Fuentes:

El Mostrador. (2013, December 03). Los cinco "venenos blancos" que consumes todos los días. Retrieved from https://www.elmostrador.cl/agenda-pais/vida-en-linea/2013/11/27/los-cinco-venenos-blancos-que-consumes-todos-los-dias/

E551 - Dióxido de Silicio. (n.d.). Retrieved from https://www.aditivos-alimentarios.com/2016/01/E551.html

Sal natural - La Fina - 1 kg. (n.d.). Retrieved from https://mx.openfoodfacts.org/producto/0034587020021/sal-natural-la-fina

2_saludmental2

Por Anna Quiroz

Cuando hablamos de salud mental muchas veces se considera como algo malo. Sin embargo, es muy necesario en la adolescencia llevar acompañamiento psicológico. Pero, ¿qué es la salud mental?, la salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social; afecta la forma en que pensamos, sentimos y actuamos cuando enfrentamos la vida. Así pues, hoy en día es algo que consideramos necesario atender.
Ahora bien, la adolescencia es un proceso que todos los seres humanos mayores a 13 años han vivido; sin embargo, hay tres tramos en los cuales se corta esta etapa. La primera, es un corte social, en el cual la sociedad en la mayoría de los países considerará que a los 18 años puedas elegir a un gobernador, ingerir alcohol, tabaco, conducir, entre otras cosas.

El siguiente corte es el corporal. A partir de que nacemos, nuestro cerebro incrementa de tamaño y genera nuevas redes neuronales (materia gris). Al cumplir los 13 años es el momento en el que más materia gris tenemos, pero al pasar esta edad las redes se empiezan a romper, aunque el cerebro sigue en desarrollo. Esto termina aproximadamente cuando tenemos 21 años.
Y el tercer corte, que es el que los psicólogos consideran que es el verdadero fin de la adolescencia, se da cuando nos volvemos independientes, no solo económica sino también, emocional y socialmente.

Hoy en día los adolescentes nos encontramos es todo este proceso en el cual nos enfrentamos a pasar por muchos cambios y encuentros de sentimientos, y, añadido a eso, estamos en medio de una pandemia la cual nos limita a hacer muchas cosas. Si en un momento de normalidad nos cuesta esta etapa, al sumar este factor todo se vuelve más complicado. Así pues, si era estresante la escuela, ahora lo es más porque estamos en un proceso de adaptación a un sistema distinto, a una forma de pensar distinta. El sentirse atrapados en la misma casa sin poder a hacer nada, el saber que el mundo es un caos afuera y tú solo estás acostado en tu cama. Este tipo de cosas son las que hacen que los adolescentes generen ansiedad, estrés o incluso depresión.

La salud mental no es un juego, ir al psicólogo no es para gente loca, a lo único que vas es a aclarar tus ideas y no sentirte tan solo. Otra buena idea para el autocuidado es empezar a hacer cosas que has querido hacer, pero no has podido: si tenías ganas de leer un libro que hace mucho no leías, hazlo; si tienes ganas de cocinar un pastel de chocolate, hazlo; si quieres ver todas las películas de Harry Potter, hazlo. Pero si de verdad necesitas ayuda, acude a un psicólogo; te ayudará como nadie más puede hacerlo