Sociedad | Universidad Mondragón México

Tag Archives: Sociedad

Ensayo1

Por: Abisag Villarreal Pretto

La buena alimentación es la base de una vida saludable. Si entrevistamos al azar un grupo de personas en la Central de Buses o en un supermercado preguntándoles qué opinan de esta frase, la gran mayoría estará de acuerdo en que es cierta. Si la segunda pregunta es “¿aplicas esta frase a tu vida y porqué?”, la respuesta más común posiblemente será “más o menos, porque es abrumadora la información al respecto que a veces no sé qué creer”. Y es que, a pesar de ser una frase muy simple, puede ser a la vez confusa. ¿Qué es una buena alimentación? ¿Qué tipo de dieta puede ser considerada “buena”? ¿Qué es una vida saludable? Son preguntas que requieren de una respuesta bien formulada. La situación mundial presenta muchos retos en este sentido. El consumismo actual que involucra el abuso animal y el deterioro del medio ambiente consigo una diversidad de dietas que se aferran a principios éticos pero que carecen de fundamento científico. La saciar la demanda mundial, la popularidad de la “comida rápida” en un mundo donde se vive para trabajar en vez de trabajar para vivir, los altos índices de enfermedades crónicas como la diabetes y de trastornos de la alimentación como la obesidad, así como el papel de la educación, la industria alimentaria y los gobiernos en temas nutricionales, hacen de la nutrición un objeto de investigación importantísimo.

En la actualidad existen muchas campañas que promueven una alimentación saludable, pero a la par están de moda la dieta Cetogénica, la Vegetariana, la Vegana, la Paleo, la Carnívora, el Frutarianismo, la Dieta de Insectos o Entomofagia, entre muchas otras, y cada una alega tener en su poder la clave de la alimentación saludable. Lo para la población que no maneja información científica sólida para tomar decisiones alimenticias y evidentemente la niñez es el grupo poblacional más afectado. La tarea de establecer recomendaciones claras y permanentes compete al sector profesional quien debe realizar investigaciones de calidad en temas de nutrición. Para llevar esto a cabo es crucial considerar el carácter cambiante de las evidencias así como el influjo de la industria alimentaria que muchas veces es orientado al factor económico ignorando totalmente el factor salud. En este último punto entra el rol del Estado; al final es quien tiene los mecanismos para someter la industria así como la responsabilidad primordial de proteger a la población empezando con el derecho humano al alimento y la salud. Todo lo anterior enumera los factores que sumados plantean el objetivo de este ensayo: la importancia de la investigación en Nutrición.

Las sociedades modernas obedecen a un sistema económico que crea una dinámica de vida muy accelerada que afecta Por ejemplo, en una familia funcional de clase media, el padre y la madre se levantan cerca del amanecer para despertar a sus hijos y en conjunto se preparen para dirigirse al trabajo y/o al colegio. Todo se realiza contra el tiempo ya que se debe cumplir con un horario considerando el tráfico pesado, los eventos inesperados como el mal clima o los accidentes vehiculares entre otros compromisos; una cita médica por ejemplo. En este escenario común de vida rápida y comida rápida lo que se pone en último lugar es la alimentación y de desayuno le damos un plato de cereal a nuestros hijos e hijas. No obstante, papá y mamá creen a ojos cerrados que ese plato de cereal es la opción perfecta. La industria alimentaria a través de los medios masivos de comunicación, el diseño bonito de las cajas y grupos científicos corruptos se ha encargado de hacernos creer que los cereales son una opción saludable. Para crear una imagen visual, casi la mitad de una caja de cereal Kellogs es azúcar y de la peor clase: jarabe de maíz de alta fructosa. Su consumo provoca un pico de insulina; hormona que se ocupa en convertir la glucosa en grasa. La cantidad de glucosa ingerida es tan excesiva y las personas que la consumen hacen tan poca actividad física para usarla como energía, que comienza a almacenarse en el cuerpo creando obesidad. Al final del asunto, los niños y niñas van a consumir confiados el alimento que provean en casa, las personas adultas están atoradas en un ritmo de vida accelerado en el que leer las etiquetas de los alimentos es lo menos importante y la investigación en nutrición presenta dificultades que empeoran la situación.

Entrando en el tema de la investigación en Nutrición, para determinar si un alimento es recomendable o no, se deben estudiar los factores de riesgo junto al desarrollo de una enfermedad. Muchas enfermedades tienen un origen multifactorial en el que además de la alimentación se deben considerar factores como el sedentarismo o el estrés y esto hace la investigación mucho más compleja. El doctor que hay algunas patologías que se desarrollan tras una larga exposición (alrededor de 10 años) al factor de riesgo (como la diabetes) y esto complica la investigación a la hora de establecer lo que puntualmente causa una enfermedad[1]. Otra dificultad en la investigación nutricional es la metodología de medición de la exposición, la cual podemos ejemplificar fácilmente con el azúcar. Este elemento puede ser presentado como azúcar total, azúcar añadido, azúcar libre o azúcar extrínseco y al momento de realizar estudios se presenta una confusión al comparar investigaciones que utilizan nomenclaturas diferentes. Otro factor desconcertante son las discrepancias en las recomendaciones alimentarias de grupos de expertos contra las de instituciones. Por ejemplo, siguiendo con el azúcar, los 100% procedentes de frutas están incluidos en la definición de azúcar añadido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero otros organismos los consideran dos productos distintos. Se suman a las dificultades de investigación la influencia de la industria alimentaria que durante décadas en Estados Unidos desvió la atención del azúcar hacia la grasa. Existe evidencia de compañías como Coca Cola Company y Pepsico que se encargaron de patrocinar instituciones de salud pública y hacer presión contra 29 proyectos de ley destinados a reducir el consumo de refrescos y mejorar la nutrición de la población. Muchos trabajos de investigación que buscan relativizar el impacto del azúcar con el origen de ciertas patologías tienen vínculos con Kellogg y las dos empresas mencionadas anteriormente. Lo anterior no necesariamente invalida las conclusiones de dichos estudios, pero los resultados convenientes a sus intereses económicos y el antecedentes de patrocinios a instituciones de salud pública crea cierta incertidumbre al respecto.

En conclusión, la naturaleza cambiante de las evidencias y las múltiples dificultades que se presentan en el terreno de investigación nutricional obligan al profesional sanitario, el/la nutriólogo(a) en este caso, a desarrollar el pensamiento crítico, cultivar la curiosidad y permanecer en un estado de averiguación constante. Los tipos de investigación a los que ha de recurrir no se limitan al científico sino que ameritan apoyarse del intuitivo, el empírico, el filosófico, entre otros ya que los problemas a los que se enfrentará necesitan de soluciones multidisciplinarias. La mayoría de los estudios relacionados a la alimentación no son concluyentes y es por esto que no es apropiado transmitir a los y las pacientes pautas, recomendaciones o prohibiciones con rigidez en base a evidencia insuficiente. El profesional en la rama de nutrición debe tener un perfil de investigador con vocación científica y conocimientos en constante actualización de manera que su aporte sea relevante a la situación actual.

Las personas tienden a seguir una dieta por moda más que por evidencia científica y muchas familias siguen la rutina de la vida rápida y la comida rápida sin darse cuenta de que están arrastrando a sus seres queridos hacia la enfermedad y posiblemente a una muerte precoz. Para que la situación deplorable en términos de salud pública cambie, esto debe cambiar primero. Si deseamos caminar en esa dirección es necesario recalcar que la base del éxito en una alimentación saludable siempre En muchas ocasiones el Estado, la industria alimentaria e incluso nuestra familia nos va a fallar en el aspecto educativo en cuanto a nutrición se refiere. Tanto el/la profesional como los/las estudiantes en nutrición debemos tomar parte de la responsabilidad y animar a cada paciente a convertirse en investigador(a) en beneficio de su propia supervivencia y la de su familia; educarse continuamente en este tema es el fundamento de una vida saludable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias 

Rodríguez Delgado, Juan (2019). Recomendaciones nutricionales y evidencia científica: ¿hay más dudas que certezas?. Pediatría Atención Primaria, XXI(81), 69-75.[fecha de Consulta 6 de Septiembre de 2020]. ISSN:1139-7632. Disponible en: https://www.redalyc.org/jatsRepo/3666/366659675016/366659675016.pdf

Ecoportal. 2015. Kellogs está envenenando a tus hijos: La estafa de los cereales en el desayuno. Recuperado en https://viaorganica.org/kellogs-esta-envenenando-a-tus-hijos-la-estafa-de-los-cereales-en-el-desayuno/

Alimente. 2018. Alimentación del futuro: Los insectos han llegado (para quedarse). Recuperado en https://www.alimente.elconfidencial.com/nutricion/2018-03-13/insectos-bichos-base-dieta-futura_1501244/

[1] Rodríguez Delgado, Juan (2019). Recomendaciones nutricionales y evidencia científica: ¿hay más dudas que certezas?. Pediatría Atención Primaria, XXI(81), 69-75.

 

TrascendenteBLOG

Por Mtro. Víctor Medina

Históricamente, nuestro país ha sufrido varios eventos económicos, cuyas causas han sido diversas y detonadas principalmente por políticas y decisiones ante eventos internos y externos que han impactado considerablemente los bolsillos de las familias mexicanas.

A través de la siguiente infografía, abordo un breve resumen de cada sexenio desde 1970 hasta el 2012 y en donde destaco indicadores relevantes que se presentaron en cada uno de estos períodos.

Ahora mismo vivimos un evento mundial de salud. La pandemia llamada COVID – 19, la cual ha crecido considerablemente desde su inicio cuando se descubre la enfermedad en diciembre del 2019 en Wuhan, China, afectando hasta este momento a diversas poblaciones del mundo, al grado de parar las operaciones económicas para salvaguardar las vidas. México no está exento y sabemos que ahora mismo nos encontramos en un momento clave para evitar se propague dicho virus en nuestra población.

Ante esta situación, es claro que hay incertidumbre ante lo que se avecina en nuestra economía. La pregunta es ¿Cómo nos va a impactar esta situación en nuestras familias y nuestros ingresos?

Es importante señalar que se debe mantener siempre la calma y pensar en las diversas alternativas que tenemos como individuos, familias y organizaciones para hacer frente a una situación de crisis económica.

A continuación, comparto algunas recomendaciones que ayudarán a mejorar la incertidumbre ante el escenario de crisis económica.

  1. Información y comunicación clara y confiable. Es clave, mantenerse informado de cuanto acontece en nuestro entorno, tanto económico como social, acudiendo a medios de comunicación oficiales. Evitar compartir información no oficial ya que esto crea mayormente miedo e incertidumbre. Seguir los indicadores financieros que nos interesan como inflación (depreciación de nuestro dinero), paridad peso/dólar, desempleo, entre otros).
  2. Créditos vigentes. En este momento varias instituciones financieras están creando programas de apoyo al deudor. Es recomendable que en caso que llegues a necesitar este tipo de apoyo, acudas a tu institución bancaria a revisar planes o alternativas como el aplazamiento de pago. Es recomendable que solo hagas uso de esto si es necesario ya que el aplazar una deuda conlleva a que el plazo de tu deuda va a incrementar. Revisa las condiciones para que tengas claro si te conviene hacerlo o no.
  3. Créditos en tasa variable. Créditos como las tarjetas o algunas modalidades de créditos hipotecarios o de auto, pueden estar establecidos a tasa variable, apalancadas por la TIIE (tasa interna interbancaria y de equilibrio) la cual fluctúa en paridad a la inflación. La recomendación es establecer tu crédito a tasa fija. Para hacer este cambio, acude a tu institución crediticia y valida el proceso a seguir para cambiar la modalidad. No es recomendable tener créditos a tasa variable por el riesgo implícito.

 

4. Control de gastos. Existen dos alternativas para incrementar la utilidad (lo que nos queda después de pagar nuestros compromisos). La primera es controlar y disminuir los gastos. Es importante que exista un estricto control en lo que gastamos. Para ello, se debe:

a. Anotar todo cuanto se gasta para revisar conceptos de en qué se va el dinero.

b. Controlar y evitar los gastos hormiga. Estos gastos que hacemos en la tiendita o dinero que es poco pero que al sumar se vuelve una cantidad relevante.

c. Presupuestar los gastos. Esto es, anotar en qué vamos a gastar la próxima quincena o mes. Programar nuestros gastos y compras y evitar salirnos de lo programado. Esto permitirá crear certidumbre de cuanto estaremos erogando, pero también de cuánto será lo que nos sobre para entonces determinar qué haremos con ello.

5. Crear fondo de ahorro contingente. Esto es diferente al ahorro tradicional. El fondo de ahorro contingente es el monto que destinaremos para eventos extraordinarios o críticos. Ejemplo, una enfermedad, un accidente o fallecimiento. Sabemos que no estamos preparados ni deseamos que esto suceda, pero lamentablemente cuando sucede, no tenemos los recursos suficientes para hacer frente a esto. La recomendación es destinar un % de nuestros ingresos a este fondo y NO MOVERLO. Este fondo de dinero se puede invertir en algún instrumento de inversión atractivo el cual nos genere rendimientos mientras no lo usamos. (consulta tu institución bancaria para conocer opciones de inversión).

 

 

Fondo de ahorro. Este fondo de ahorro es el que nos proponemos hacer a inicio de año. Es importante siempre tener una cultura de ahorro en lugar de tener la cultura del crédito. Ya que recordemos que el “crédito” es dinero ajeno por el que debo pagar una cantidad adicional. Para establecer el ahorro, es importante destinemos un % de lo que nos queda después de hacer frente a nuestros compromisos (compras y gastos) pero que no nos afecte en nuestra economía. También puedes revisar con tu institución bancaria diversas opciones e inversión para que te genere intereses.

 

 

6. Determinar otras fuentes de ingreso. La otra forma de incrementar nuestra utilidad es, ver la posibilidad de otra fuente de ingreso. Ver si es posible en tiempos libres realizar otra actividad que pueda ayudarnos a obtener otro ingreso. Ejemplo, dar asesorías en la especialidad que tienes.

 

 

 

A través de las recomendaciones anteriores, seguro se puede crear certidumbre financiera y de cierta manera, poder hacer frente a situaciones que pueden impactar nuestra economía como individuos y familias.

Bibliografía:

Recuperado de: https://www.uaeh.edu.mx/investigacion/productos/4825/crecimiento_economico_y_crisis_en_mexico__1970-2009.pdf

TrascendenteBLOG

Por: Alma Ruth Pineda

Docente de la Universidad Mondragón México

Debido a la contingencia nacional e internacional provocada por la aparición del COVID 19, México se enfrenta a la necesidad de educar a todos sus niños y jóvenes a distancia. Bajo la propuesta gubernamental de mantenernos en aislamiento y evitar el contagio masivo que la pandemia refiere, todo el sistema educativo nacional -público y privado-, se encuentra en un periodo de “cuarentena” cuya fecha de término, aún, es incierta.

Los docentes que -hasta esta fecha-, estaban acostumbrados a la impartición de clase de forma presencial, se encuentran frente al reto de terminar ciclos escolares vía remota; usando las nuevas tecnologías para trasladar el aula a entornos virtuales.

El diseño de la instrucción virtual, tiene muchas ventajas, que será apreciadas seguramente por estudiantes y maestros durante esta contingencia:

Un curso a distancia de alta calidad es un desafío, en el que la forma de diseño y entrega de conocimientos difieren; no consiste únicamente en colocar en internet el contenido y tareas que se llevarían a cabo en aula: el docente debe empatizar con los alumnos para generar alternativas que, además, los mantengan atentos y participativos ante las clases en línea.

El aprendizaje on line ofrece comodidades que la asistencia al aula no tiene: entrega de materiales y foros en el tiempo disponible del alumno, acceso a la plataforma 24/7 desde cualquier dispositivo, sin traslado innecesario y respetando las recomendaciones que diversas instancias educativas y de salud -nacionales e internacionales- nos han propuesto.

Aquí, el docente debiera generar la participación de todos los alumnos en entregas, tareas, proyectos y videoconferencias sincrónicas o asincrónicas, para que el estudiante asimile los conocimientos requeridos y finalice de manera exitosa su nivel académico.

Al catedrático tradicional, que utiliza clases presenciales, la educación remota le permite conocer diversas herramientas LMS, plataformas y aplicaciones que pueden conectarlo con los estudiantes, convirtiéndolo en guía y facilitador de la educación a distancia.

Esta alternativa de enseñanza, impuesta por las condiciones de salud global, además, facilita a los estudiantes tímidos o indiferentes su participación y, permite al docente verificar su aprendizaje individual. El estudiante se convierte verdaderamente en el centro de la educación, al entregar sus opiniones en foros, tareas o proyectos y ser retroalimentado a conciencia por su docente.

Las crisis generan crecimiento, avance, redireccionamiento y, queda demostrado que -en esta ocasión-, así será, tanto para alumnos, maestros y centros universitarios de nuestro México.

TrascendenteBLOG

Por Santiago Morell
Nos encontramos en un tiempo propicio para hacer una relectura de nuestra historia y dar una respuesta a nuestro presente que nos impulse a construir nuestro futuro. Las crisis pueden servir para consolidar la unidad social y la identidad comunitaria en torno a nuestros valores, tradiciones y costumbres.

La crisis que se nos presenta hoy tienen varios rasgos que la hacen particular. Es una crisis universal que nos ha llevado al aislamiento social, es una crisis donde el cuidado de mí mismo implica el cuidado del otro, es una crisis que nos afecta en lo personal y nos lleva a reconocer que la respuesta frente a ella ha de ser comunitaria.

 

También es una crisis que muestra paradojas e ironías. En la época histórica de mayor conectividad el aislamiento se percibe con mayor soledad, compartimos nuestra vida y contenido por redes sociales y nos genera angustia el compartir presencialmente con nuestra familia en un tiempo prolongado, hemos querido tener tiempo para nuestro cuidado y el de nuestros seres queridos y ahora que tenemos el tiempo la angustia ante la crisis nos deja sin voluntad.

 

Es una crisis que desvela la fragilidad de un sistema económico y social que se ha centrado en la producción e incremento del capital y ha dejado a la persona y la comunidad en el olvido. Hoy tenemos muchas personas sin empleo, un sistema de salud que no puede responder a las necesidades de la población y colectivos independientes que no tienen espacios para trabajar.

Hoy la realidad pone lo fundamental en el centro: la persona y su dignidad. Asimismo, la realidad nos indica que el centro de la comunidad es cada persona que la integra y su dignidad.

Frente a esta crisis la respuesta mínima es el aislamiento social para disminuir el contagio y propagación del virus. El aislamiento es una respuesta ética de cuidado ante nuestra realidad, es una respuesta personal, inteligente y necesaria. Sin embargo, el aislamiento social sigue siendo la respuesta mínima.

 

La gran interrogante de esta crisis no está en el tema de salud, está en que podamos transitar de los mínimos personales al compromiso social y la reconstrucción de nuestra comunidad. Está en que nos solidaricemos con aquellos que no tienen para comer cada noche, con aquellos que perdieron su fuente de ingreso y la incertidumbre es su nueva compañera, en que seamos capaces de desprendernos de lo que no nos es necesario para compartirlo con aquellos que lo necesitan para vivir.

El gran reto es poner a cada persona y su dignidad en el centro de nuestras acciones y nuestra reflexión, para ello hay que cuestionarnos: ¿qué alternativas económicas son viables para solidarizarnos con aquellos que lo necesitan?, ¿cómo puedo construir comunidad desde mi entorno?, ¿cómo comparto lo que tengo y puedo dar con otros?, ¿me identifico como miembro de mi comunidad y me interesa el bienestar y la dignidad del otro?

 

 

No more post