turismo | Universidad Mondragón México

Tag Archives: turismo

ingen-head-824

Redacción
4 de octubre 2021

  • Los especialistas en procesos alimentarios de la Universidad Mondragón México presentaron sus recomendaciones para mantener la cuarentena en casa.
  • Piden que se desmitifique a los alimentos procesados como algo dañino para la salud, al ser una opción nutrimental y segura.
  • Proponen que cualquier alimento al llegar a casa, sea sanitizado para reducir riesgos.

 

:

:

Los alimentos procesados como enlatados, sellados al vacío, ultrapasteorizados o congelados son la mejor alternativa para soportar la cuarentena por la contingencia que enfrentamos queretanos, mexicanos y en general la población mundial, destacan los especialistas de la de la carrera de Ingeniería en Procesos Alimentarios Universidad Mondragón México (UMx).

 

 

Luego que las autoridades federales declararan la emergencia nacional ante la pandemia generada por el coronavirus, Covid-19, y la prolongación de la cuarentena hasta el próximo 30 de abril, los académicos de la carrera de Ingeniería en Procesos Alimentarios de la UMx dieron a conocer sus recomendaciones para la selección y compra de estos productos, y sobre todo eliminar mitos y desinformación respecto a su calidad nutrimental.

 

Francisco Quintanilla, académico de la UMx y doctor en Ciencia de Alimentos, señala que lo más importante es entender que todos consumimos alimentos procesados, “eso es lo que hacemos todos los días en la cocina, la diferencia es que en la industria estos procesos se mejoran y se hacen de manera más eficiente”.

Por ejemplo, cita que en el caso de los enlatados, los alimentos se limpian al máximo, se cosen al punto exacto y se envasan de manera esterilizada y al alto vacío, por lo que es un mito que se empleen conservadores para que los productos se conserven por años.

 

 

Otro gran mito, enfatiza el también miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, es que los alimentos ultraprocesados son dañinos para la salud, porque hasta una sopa de fideo con pollo hecha en casa entra en esta definición, al ser el resultado de una combinación de varios procesos para su producción.

 

Ashanty Piña, directora académica de ingenierías de la Universidad Mondragón México, complementa que estos productos no son sólo una opción para tiempos de contingencia sanitaria -como los actuales- o de guerra, sino una alternativa efectiva y económica para los diferentes estilos de vida de la actualidad. Destaca que es importante que las personas sepan cómo seleccionarlos, almacenarlos y manejarlos en el hogar.

 

Puntualiza que lo primero en lo que hay que fijarse es en la fecha de caducidad o consumo preferente; aunque describe que esto no siempre significa que el producto ya no sirva para su consumo, por su parte la fecha de “consumo preferente” indica más bien que la calidad o presentación comienza a mermar.

 

 

“Puede ser que ya no tenga la misma consistencia, color o sabor. Por ejemplo: el puré de tomate enlatado o en caja ya no mantiene el rojo y comienza a tomar tonos cafés, por el proceso natural de oxidación, pero se mantiene libre de microorganismos”, asegura la académica.

Otra recomendación para este tiempo de cuarentena es que todos los alimentos frescos o procesados que se adquieren, antes de meterlos al refrigerador o alacena deberían ser sanitizados, rociándolos con una solución ligera de cloro en agua para evitar(Por cada litro de agua, usar al menos una cucharada de cloro y usar directo con un atomizador), que lleguen a contaminar lo que ya se tiene en casa.

 

 

Recomienda también que al momento de guardarlos, procurar que los productos que lleven más tiempo almacenados estén más a la mano para que se consuman más pronto.

Antes de abrir algún alimento empaquetado, asegura que lo mejor es limpiar su tapa para eliminación de polvo, plaguicidas o cualquier otro elemento o contaminante al que haya sido expuesto durante su almacenamiento o manejo hasta la tienda o de camino a nuestra casa.

En el caso de los ultrapasteorizados, como la leche, que pueden duran hasta 12 meses desde el momento de su producción, una vez abiertos se deben consumir lo más rápido posible y si se refrigeran evitar contaminar la salida del contenedor, como beberlos directamente o meterles una cuchara sucia, para prolongar su tiempo útil.

 

 

Es importante también leer con detenimiento las etiquetas para conocer lo que contiene el producto, para saber si es realmente lo que se quiere comprar. Por ejemplo: en las latas de atún, ver que realmente el primer ingrediente sea atún, si está en aceite o agua o si está mezclado con soya. Tomando en cuenta que las variaciones representan costos diferentes en los productos y diferencias nutrimentales.

 

Hacer una selección versátil, que les permita hacer varias combinaciones para aprovecharlos mejor. Podrían ser los frijoles enteros ya sea para hacerlos refritos o para hacer la base de unas enfrijoladas. También puré de tomate para hacer sopas, salsa de pizza u otros guisados, así como verduras enlatadas, atún, sopas instantáneas y arroz, y salsas entre otros.

 

Respecto a los embutidos, Piña recomienda que se prefieran los productos empaquetados desde fábrica, con la porción que en promedio se consuma en casa para evitar que se echen a perder una vez abiertos.

En el tema de las verduras, indica que es preferible las congeladas porque tienen mejor calidad nutricional, al no estar expuestas a altas temperaturas para su cocción, por lo que la calidad del producto, textura y colores se mantienen.

La directora académica, de la Ingeniería en Procesos Alimentarios, menciona que uno de los impactos positivos que dejará la contingencia es que las personas aprenderemos a mejorar nuestras medidas higiénicas en el manejo de los alimentos, tomar mejores decisiones sobre lo que consumimos, la cantidad que en verdad se necesita y cuáles puede almacenar por semanas o meses y, con ello, ahorrar.

_MG_0595

Redacción
24 de septiembre 2021

Con la finalidad de conocer las actividades y compromisos realizados durante la firma del convenio de colaboración entre la Universidad Mondragón México y La Universidad Prince of Songkla en Phuket, tuvimos el honor de recibir en nuestra universidad la visita del Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la Real Embajada de Tailanda en México H.E. Paisan Rupanichkij y de su consejero Kasem Sailuenam.

 

:

:

Durante el evento, nuestro rector Arturo Alvarado tuvo la oportunidad de presentar las bondades de nuestro modelo educativo y el abanico de posibilidades a las que pueden acceder los estudiantes tailandeses que decidan continuar su plan de vida en suelo mexicano. Así mismo, el embajador recorrió las instalaciones deportivas, educativas, de esparcimiento general y culinarias de nuestra universidad, donde los futuros alumnos de intercambio entre la Facultad de Gastronomía y Turismo UMX y Turismo y Hospitalidad de la PSU realizarán actividades. También, comentó que tal vez en un futuro nuestros alumnos puedan aprender más sobre la gastronomía y la cultura tailandesa, fruto de esta valiosa relación.

Conoce más sobre nuestras carreras de gastronomía y turismo en www.mondragonmexico.edu.mx/licenciaturas

 

 

54e0d4474c53aa14f6d1867dda79307f1137c3e45659784d7d277dd39e_1920

Por: Maestra Paulina Portillo

La nueva normalidad de la que hoy se habla, cuando logremos superar los
rigores de la pandemia ocasionada por el coronavirus, nos exigirá
creatividad y compromiso para enfrentar los retos enormes en las
actividades a las que nos dedicamos.

:

:

Sin duda alguna, la industria turística es una de las más afectadas por esa
inesperada pandemia que padecemos hoy en día y que nos ha obligado a
hacer un alto en el camino por el confinamiento al que estamos sometidos.
Sin embargo, es muy cierto que, uno de los retos más grandes que
tenemos enfrente, será la oportunidad de reinventarnos como seres
humanos y, junto con ese proceso, revolucionar este maravilloso sector,
conocido también como la industria sin chimeneas.

Cuando la noticia de la cuarentena se transformó en algo serio y quedarnos
en casa se volvió una de las prioridades más importantes a nivel mundial,
entonces entendimos la importancia de valorar otras cosas que no sean
objetos, como el tiempo, el amor, los amigos, la familia. Y eso sin duda, nos
llevará a ser mejores seres humanos. De alguna manera lo anterior es el
potencial del que disponemos para avizorar nuevos escenarios de
oportunidades.

El sector no sólo deberá reinventarse, también hay que reconstruirlo e
integrar renovadas tendencias y expectativas en beneficio de los clientes.
La realidad es que la crisis derivada de este problema global, dejará
cambios en todos los aspectos. A tantos días de encierro, ya estamos
entendiendo que el enfoque de venta será distinto.

Deberá darse más valor a los detalles y a las conexiones emocionales:
Se pedirán nuevas medidas sanitarias para transporte y hospedaje, entre otras
estrategias que llegarán probablemente para quedarse, como el control de
temperatura en zonas con mucho flujo de personas (casetas, aeropuertos).
Aunado a esto, y como gran reto, la empresa líder internacional en gestión de riesgos
INTEDYA, ofrece, aún como proyecto en puerta el DISTINTIVO COVID-FREE, cuyo
objetivo es garantizar el cumplimiento de estándares y recomendaciones
sanitarias en la lucha contra la pandemia trabajando junto con la
información que brinda la OMS (Organización Mundial de la Salud) y
autoridades sanitarias para la prevención y posible respuesta ante riesgos
de propagación del coronavirus en sí. Esto será uno de los factores más
importantes dentro de nuestro sector porque incrementará la protección de
productos y servicios, así como el de los miembros de equipo que laboren,
las instalaciones y los clientes.

El tiempo de recuperación será lento y requerirá segmentarse en fases de
acción. Cambiarán conductas de consumo, nuevos conceptos, nuevas
tecnologías, nuevas formas de viajar, nuevos mercados, nuevos temas de
estudio, porque el negocio de gente para la gente no termina y el turismo
tiene una gran capacidad de salir adelante precisamente por su naturaleza
anclada en la convivencia y la recreación social

A lo largo de la historia, el turismo se ha encontrado con cambios que dan
más vida y significado a su encomienda. La rejuvenecen, la hacen cada vez
más vivible y experimentable. En esta ocasión, en tiempos de oportunidad,
lejos de ver crisis, el mal del coronavirus provocó ya, merced a la capacidad
de transformación del ser humano diversas formas de actuar. Por ejemplo,
lo que identifico como ola digital, propicia la consolidación de la tendencia
de compra Online como parte de la economía. Ya se ve que tenemos
mucho que experimentar y aprender para evolucionar. Desde luego, el
turismo, aunque parece quieto, no se quedará atrás, porque su condición
innata es la del cambio y la adecuación a las circunstancias.
Este sector generalmente brinda la oportunidad de enfrentar
constantemente distintos retos, de reconocer la importancia de las
oportunidades, valorar el trabajo en equipo, de entender a las personas que
nos rodean, sean clientes, o sean amigos, y, sobre todo, anteponer su
bienestar como prioridad.

Una industria de la que hoy y siempre me enorgullezco, está al alcance de
nuestras expectativas de superación. Consciente o inconscientemente, el
turismo somos todos y no existe al día de hoy una oportunidad más
atrayente que poder compartir con el mundo esa visión tan humana que
tenemos cuando poseemos un corazón servicial.

El sector turístico podrá estar enfrentando una de las peores crisis en la
historia, pero también cuenta con muchos corazones guerreros que lo
acompañarán en este desafío.

Henn–Na-Hotel

Por: Jacqueline Díaz Salinas

Hace poco leí algunos artículos acerca de un hotel llamado Henn Na, tal vez hayan escuchado este nombre antes y sabrán a qué me refiero y si no, explicaré un poco sobre él.

Alguna vez llegué a escuchar sobre robots atendiendo un hotel, pero la verdad no le di tanta importancia como ahora. En aquella ocasión ni siquiera me causó curiosidad el saber algo más allá del hecho de que había robots en un hotel, yo imaginé que eran robots cómo en cualquier otro lugar tipo Alexa o el robot aspiradora, pero gracias a una tarea en la Universidad decidí indagar un poco más acerca de este hotel.

Henn Na es un hotel con sede en Japón que implementó esta idea en 2015: todos sus “trabajadores” son robots, desde el “personal” que te recibe en el lobby para que puedas registrarte, hasta los botones y “concierges”. Esta iniciativa surgió de la necesidad de ahorrar respecto a lo que se invertía en sus trabajadores (sueldo, seguros, vacaciones, bonos, etc.), ya que se menciona que es mucho más económico invertir una sola vez en la adquisición de estos robots que estar pagando constantemente a sus empleados.

 

Realmente no encontré muy atractiva esta novedosa idea, soy consciente de que cada vez estamos más inmersos en la tecnología y que es inevitable el avance de la misma; la razón por la que no la considero tan encantadora no es solo por el hecho de que estoy estudiando Turismo y esto podría afectar de alguna forma a la industria como ya hemos visto que lo ha hecho en otros campos laborales donde los encargados prefieren obtener un robot que haga la misma tarea que la persona; (en ocasiones con menor margen de error) a un precio de una inversión y no tener que invertir constantemente en sueldos, por ejemplo. Me preocupa también porque, en mi opinión, al mismo tiempo que avanza la tecnología, disminuye nuestra cualidad más importante como ser viviente: el trato humano.

A muchas personas seguramente les encantará esta idea y estarán maravillados al presenciar alguna situación de este tipo, y no quiero decir que yo no lo haría, claro que me gustaría conocer este lugar, pero sólo como una experiencia y no con el afán de impulsar a crear más y que la fama sea tan grande que en el futuro todos los hoteles del mundo sean así.

Leí un apartado dónde mencionaban que cada determinado tiempo, cuando hacen revisión a las máquinas, se implementa un tipo de mejora para hacerlos parecer cada vez más humanos; yo creo y espero que nunca se pueda lograr reemplazar al ser humano con un robot.

De todas formas, el hotel cuenta con un reducido equipo de trabajo de personas (sólo 10 empleados) que se encuentran atentos a cualquier duda que pudiera surgir o en caso de tener que resolver algún problema que la máquina no sea capaz de solucionar. Así que, al menos por ahora, en mi opinión, los creadores de esta idea pueden ser conscientes de que el ser humano sigue siendo indispensable.