turismo | Universidad Mondragón México

Tag Archives: turismo

54e0d4474c53aa14f6d1867dda79307f1137c3e45659784d7d277dd39e_1920

Por: Maestra Paulina Portillo

La nueva normalidad de la que hoy se habla, cuando logremos superar los
rigores de la pandemia ocasionada por el coronavirus, nos exigirá
creatividad y compromiso para enfrentar los retos enormes en las
actividades a las que nos dedicamos.

:

:

Sin duda alguna, la industria turística es una de las más afectadas por esa
inesperada pandemia que padecemos hoy en día y que nos ha obligado a
hacer un alto en el camino por el confinamiento al que estamos sometidos.
Sin embargo, es muy cierto que, uno de los retos más grandes que
tenemos enfrente, será la oportunidad de reinventarnos como seres
humanos y, junto con ese proceso, revolucionar este maravilloso sector,
conocido también como la industria sin chimeneas.

Cuando la noticia de la cuarentena se transformó en algo serio y quedarnos
en casa se volvió una de las prioridades más importantes a nivel mundial,
entonces entendimos la importancia de valorar otras cosas que no sean
objetos, como el tiempo, el amor, los amigos, la familia. Y eso sin duda, nos
llevará a ser mejores seres humanos. De alguna manera lo anterior es el
potencial del que disponemos para avizorar nuevos escenarios de
oportunidades.

El sector no sólo deberá reinventarse, también hay que reconstruirlo e
integrar renovadas tendencias y expectativas en beneficio de los clientes.
La realidad es que la crisis derivada de este problema global, dejará
cambios en todos los aspectos. A tantos días de encierro, ya estamos
entendiendo que el enfoque de venta será distinto.

Deberá darse más valor a los detalles y a las conexiones emocionales:
Se pedirán nuevas medidas sanitarias para transporte y hospedaje, entre otras
estrategias que llegarán probablemente para quedarse, como el control de
temperatura en zonas con mucho flujo de personas (casetas, aeropuertos).
Aunado a esto, y como gran reto, la empresa líder internacional en gestión de riesgos
INTEDYA, ofrece, aún como proyecto en puerta el DISTINTIVO COVID-FREE, cuyo
objetivo es garantizar el cumplimiento de estándares y recomendaciones
sanitarias en la lucha contra la pandemia trabajando junto con la
información que brinda la OMS (Organización Mundial de la Salud) y
autoridades sanitarias para la prevención y posible respuesta ante riesgos
de propagación del coronavirus en sí. Esto será uno de los factores más
importantes dentro de nuestro sector porque incrementará la protección de
productos y servicios, así como el de los miembros de equipo que laboren,
las instalaciones y los clientes.

El tiempo de recuperación será lento y requerirá segmentarse en fases de
acción. Cambiarán conductas de consumo, nuevos conceptos, nuevas
tecnologías, nuevas formas de viajar, nuevos mercados, nuevos temas de
estudio, porque el negocio de gente para la gente no termina y el turismo
tiene una gran capacidad de salir adelante precisamente por su naturaleza
anclada en la convivencia y la recreación social

A lo largo de la historia, el turismo se ha encontrado con cambios que dan
más vida y significado a su encomienda. La rejuvenecen, la hacen cada vez
más vivible y experimentable. En esta ocasión, en tiempos de oportunidad,
lejos de ver crisis, el mal del coronavirus provocó ya, merced a la capacidad
de transformación del ser humano diversas formas de actuar. Por ejemplo,
lo que identifico como ola digital, propicia la consolidación de la tendencia
de compra Online como parte de la economía. Ya se ve que tenemos
mucho que experimentar y aprender para evolucionar. Desde luego, el
turismo, aunque parece quieto, no se quedará atrás, porque su condición
innata es la del cambio y la adecuación a las circunstancias.
Este sector generalmente brinda la oportunidad de enfrentar
constantemente distintos retos, de reconocer la importancia de las
oportunidades, valorar el trabajo en equipo, de entender a las personas que
nos rodean, sean clientes, o sean amigos, y, sobre todo, anteponer su
bienestar como prioridad.

Una industria de la que hoy y siempre me enorgullezco, está al alcance de
nuestras expectativas de superación. Consciente o inconscientemente, el
turismo somos todos y no existe al día de hoy una oportunidad más
atrayente que poder compartir con el mundo esa visión tan humana que
tenemos cuando poseemos un corazón servicial.

El sector turístico podrá estar enfrentando una de las peores crisis en la
historia, pero también cuenta con muchos corazones guerreros que lo
acompañarán en este desafío.

Henn–Na-Hotel

Por: Jacqueline Díaz Salinas

Hace poco leí algunos artículos acerca de un hotel llamado Henn Na, tal vez hayan escuchado este nombre antes y sabrán a qué me refiero y si no, explicaré un poco sobre él.

Alguna vez llegué a escuchar sobre robots atendiendo un hotel, pero la verdad no le di tanta importancia como ahora. En aquella ocasión ni siquiera me causó curiosidad el saber algo más allá del hecho de que había robots en un hotel, yo imaginé que eran robots cómo en cualquier otro lugar tipo Alexa o el robot aspiradora, pero gracias a una tarea en la Universidad decidí indagar un poco más acerca de este hotel.

Henn Na es un hotel con sede en Japón que implementó esta idea en 2015: todos sus “trabajadores” son robots, desde el “personal” que te recibe en el lobby para que puedas registrarte, hasta los botones y “concierges”. Esta iniciativa surgió de la necesidad de ahorrar respecto a lo que se invertía en sus trabajadores (sueldo, seguros, vacaciones, bonos, etc.), ya que se menciona que es mucho más económico invertir una sola vez en la adquisición de estos robots que estar pagando constantemente a sus empleados.

 

Realmente no encontré muy atractiva esta novedosa idea, soy consciente de que cada vez estamos más inmersos en la tecnología y que es inevitable el avance de la misma; la razón por la que no la considero tan encantadora no es solo por el hecho de que estoy estudiando Turismo y esto podría afectar de alguna forma a la industria como ya hemos visto que lo ha hecho en otros campos laborales donde los encargados prefieren obtener un robot que haga la misma tarea que la persona; (en ocasiones con menor margen de error) a un precio de una inversión y no tener que invertir constantemente en sueldos, por ejemplo. Me preocupa también porque, en mi opinión, al mismo tiempo que avanza la tecnología, disminuye nuestra cualidad más importante como ser viviente: el trato humano.

A muchas personas seguramente les encantará esta idea y estarán maravillados al presenciar alguna situación de este tipo, y no quiero decir que yo no lo haría, claro que me gustaría conocer este lugar, pero sólo como una experiencia y no con el afán de impulsar a crear más y que la fama sea tan grande que en el futuro todos los hoteles del mundo sean así.

Leí un apartado dónde mencionaban que cada determinado tiempo, cuando hacen revisión a las máquinas, se implementa un tipo de mejora para hacerlos parecer cada vez más humanos; yo creo y espero que nunca se pueda lograr reemplazar al ser humano con un robot.

De todas formas, el hotel cuenta con un reducido equipo de trabajo de personas (sólo 10 empleados) que se encuentran atentos a cualquier duda que pudiera surgir o en caso de tener que resolver algún problema que la máquina no sea capaz de solucionar. Así que, al menos por ahora, en mi opinión, los creadores de esta idea pueden ser conscientes de que el ser humano sigue siendo indispensable.

54e0d4474c53a514f6d1867dda79307f1137c3e45659784d7d277dd39e_1920

Por: Paulina Portillo

Docente de la materia de Hotelería y Egresada de Administración Turística de la Universidad Mondragón México.

 

La nueva normalidad de la que hoy se habla, cuando logremos superar los rigores de la pandemia ocasionada por el coronavirus, nos exigirá creatividad y compromiso para enfrentar los retos enormes en las actividades a las que nos dedicamos.

Sin duda alguna, la industria turística es una de las más impactadas por esa inesperada pandemia que padecemos hoy en día y que nos ha obligado a hacer un alto en el camino por el confinamiento al que estamos sometidos.

Sin embargo, es muy cierto que, uno de los retos más grandes que tenemos enfrente, será la oportunidad de reinventarnos como seres humanos y, junto con ese proceso, revolucionar este maravilloso sector, conocido también como la industria sin chimeneas.

Cuando la noticia de la cuarentena se transformó en algo serio y quedarnos en casa se volvió una de las prioridades más importantes a nivel mundial, entonces entendimos la importancia de valorar otras cosas que no sean objetos, como el tiempo, el amor, los amigos, la familia. Y eso sin duda, nos llevará a ser mejores seres humanos. De alguna manera lo anterior es el potencial del que disponemos para avizorar nuevos escenarios de oportunidades.

El sector no sólo deberá reinventarse, también hay que reconstruirlo e integrar renovadas tendencias y expectativas en beneficio de los clientes.

La realidad es que la crisis derivada de este problema global, dejará cambios en todos los aspectos. A tantos días de encierro, ya estamos entendiendo que el enfoque de venta será distinto. Deberá darse más valor a los detalles y a las conexiones emocionales: Se pedirán nuevas medidas sanitarias para transporte y hospedaje, entre otras estrategias que llegarán probablemente para quedarse, como el control de temperatura en zonas con mucho flujo de personas (casetas, aeropuertos).

El tiempo de recuperación será lento y requerirá segmentarse en fases de acción. Cambiarán conductas de consumo, nuevos conceptos, nuevas tecnologías, nuevas formas de viajar, nuevos mercados, nuevos temas de estudio, porque el negocio de gente para la gente no termina y el turismo tiene una gran capacidad de salir adelante precisamente por su naturaleza anclada en la convivencia y la recreación social.

A lo largo de la historia, el turismo se ha encontrado con cambios que dan más vida y significado a su encomienda. La rejuvenecen, la hacen cada vez más vivible y experimentable. En esta ocasión, en tiempos de oportunidad, lejos de ver crisis, el mal del coronavirus provocó ya, merced a la capacidad de transformación del ser humano diversas formas de actuar. Por ejemplo, lo que identifico como ola digital, propicia la consolidación de la tendencia de compra Online como parte de la economía. Ya se ve que tenemos mucho que experimentar y aprender para evolucionar. Desde luego, el turismo, aunque parece quieto, no se quedará atrás, porque su condición innata es la del cambio y la adecuación a las circunstancias.

Este sector generalmente brinda la oportunidad de enfrentar constantemente distintos retos, de reconocer la importancia de las oportunidades, valorar el trabajo en equipo, de entender a las personas que nos rodean, sean clientes, o sean amigos, y, sobre todo, anteponer su bienestar como prioridad.

 

Una industria de la que hoy y siempre me enorgullezco, está al alcance de nuestras expectativas de superación. Consciente o inconscientemente, el turismo somos todos y no existe al día de hoy una oportunidad más atrayente que poder compartir con el mundo esa visión tan humana que tenemos cuando poseemos un corazón servicial.

El sector turístico podrá estar enfrentando una de las peores crisis en la historia, pero también cuenta con muchos corazones guerreros que lo acompañarán en este desafío.

No more post