Proyecto de vida y carrera profesional | Universidad Mondragón México

LAS ESTRELLAS Y MI PROYECTO DE VIDA Y CARRERA. UNA ELECCIÓN EN LA OBSCURIDAD QUE TE PUEDE ILUMINAR.

Por MARIA DE LOS ÁNGELES GRISELDA YAÑEZ GARCIA, PSICÓLOGA Y MAESTRA EN EDUCACIÓN de la Universidad Mondragón México.

Eran dos estrellas Gamma Cassiopeiae y Alfa Apodis que estaban, como a veces nos ocurre a nosotros los humanos, pensando en el para qué existían, Gamma compartía con Alfa que ella en varias ocasiones no sabia la finalidad de su existencia, que hiciera lo que hiciera no podrían verla nunca en el día, solo en la obscuridad. Además, nacemos en las nebulosas en la parte más obscura de las galaxias, entonces es mejor dejar pasar mi vida aquí, los días y las noches titilando y haciendo que otros me puedan observar por las noches.

Alfa dijo: - veo las cosas ¡tan diferentes a ti! Date cuenta nacemos en la obscuridad y podemos brillar con luz propia, pero eso no es todo, nuestra fuerza interna nos ayuda a brillar con mayor intensidad, entonces al conocernos más podemos brillar más y mejor y lo mejor de todo: pienso que ayudo a otros a brillar como a OSIRIS ese planeta raro, y me pueden observar aún con y a pesar de la obscuridad, ayudo a otros a encontrar una esperanza, a detenerse en la noche y a admirar la grandeza de todo lo que está alrededor, puedo inspirar a otros y eso me hace muy feliz.

Esta historia le narró Mónica a Renato su mejor amigo, al compartirle que en ese momento de su vida, en el que tenía que tomar una de las decisiones más importantes de su proyecto de  vida como era elegir su carrera, se imaginó justo que ese presente que vivía se podía asemejar a la nebulosa, podía ver mucha obscuridad ante un mundo en donde lo esencial, lo que diría el principito “solo puede ser visto con los ojos del corazón” no era lo más importante ya que sus padres con la mejor intención le aconsejaban que estudiará una carrera pensando en su porvenir, en algo que le dejara plata y que recordará que ahí estaba el Bufete de la familia, que ya tenía un prestigio y siempre hay trabajo para los abogados -dijo su padre-. Pero, no lo haré, no estudiaré derecho, yo me siento tan feliz cuando puedo crear recorridos virtuales por un país con un programa que estoy aprendiendo a manejar.

 

Me imagino como las personas pueden viajar a través de la tecnología por un país, el cuerpo, etc. y pienso en como se ilumina la cara de alguien que por ciertas circunstancias no puede moverse de donde se encuentra. Y entonces, pienso que puedo ser esa estrella que ayuda a otros a iluminarse. ¡Esto es mi misión, mi pasión! Y sé, que haciendo aquello en lo que el tiempo ni se sienta, seré la mejor y disfrutaré.  Y no entiendo porque el enfoque de muchos es dirigir su elección por lo que les dará “buenos ingresos”, si eres bueno eso llegará, ya que inspirarás. Y continuando con esta metáfora de las estrellas en las galaxias, creo que muchos, de los que eligen su profesión solo por la “seguridad económica” son como los planetas no tienen luz propia. ¿no crees?  Pienso que esto ocurre por lo siguiente: Daniel Gilbert psicólogo de Harvard escribió que en general la gente cambia de intereses, personalidad y valores en un 80% cada 10 años, así que, lo que elijas a los 18 años no podría importarte cuando cumplas 28. Además, el 63% de los profesionales mexicanos trabaja en un área diferente a la carrera que estudió y si a esto le agregamos que la educación ha sido plagada de mercadotecnia y que la SEP documenta que el 65% de los jóvenes elige una carrera por presión social, tradición familiar o imagen.

 

Sí, dice Damián, y que bueno que ya sabes cuál es tu pasión, en mi caso no sé aún qué es lo qué quiero, ni en qué soy bueno y no he detectado qué me causa alegría cuando realizo “x“ o “z“ actividad, tú ya tienes claro como eres.  Pero al escucharte, me doy cuenta que es útil buscar ayuda para conocerme más, para poder determinar también qué me apasiona y en qué me siento tan cómodo haciendo lo que me genere bienestar, pero también que nutra lo esencial, mi ser.

Mónica le responde: Sí, las personas somos como estrellas, somos capaces de brillar con nuestra luz propia, la luz parte de nuestro interior y nos pueden ver aún con y a pesar de la obscuridad y somos quienes determinamos la historia. Si nos conocemos podemos brillar con más intensidad y ayudamos a otros a iluminarse, es por eso que, contar con el apoyo de un Centro de Orientación y Validación Vocacional, es muy importante ya que podremos llevar nuestro plan de vida fundamentado y con éxito.

 

 

Author Details
Universidad MONDRAGÓN México